Sergio Mora-Diaz es un artista y arquitecto de nuevos medios de Santiago, Chile. Su trabajo se centra en el desarrollo de experiencias inmersivas, instalaciones y performance mediante el uso de medios interactivos, proyecciones y luz, explorando la relación entre los espacios físicos, las tecnologías digitales y la percepción humana.

Ver más

Data Engineer: Claudio Galaz

Data Scientist: Andrés Medina

Diseñadora UX/UI: Daniela Collarte

Sergio Mora-Diaz es un artista y arquitecto de nuevos medios de Santiago, Chile. Su trabajo se centra en el desarrollo de experiencias inmersivas, instalaciones y performance mediante el uso de medios interactivos, proyecciones y luz, explorando la relación entre los espacios físicos, las tecnologías digitales y la percepción humana.

Ver más

Ver Obra

VOYAGERStgo, 2020Sergio Mora-DíazData visualizada digitalmente

En esta obra el artista Sergio Mora-Díaz explora la data generada por más de 600 pacientes por 2 años para monitorear la evolución de su sangre en base al indicador INR. A partir del análisis de datos, el artista desarrolló esferas que activan y desactivan su luz, remitiendo a las células o – incluso – partículas vivas.

“Es como si estuviésemos mirando células, parecido a la experiencia estética que uno tiene a través de un microscopio”.

Entrevista a Sergio Mora-Díaz
sobre la obra para VOYAGER

“Es como si estuviésemos mirando células, parecido a la experiencia estética que uno tiene a través de un microscopio”.

Entrevista a Sergio Mora-Díaz
sobre la obra para VOYAGER

Francisca Olivares: Hablemos de la obra que generaste a partir de datos de Voyager, la solución de UNIT que produce alertas tempranas en pacientes para controlar enfermedades, ¿cómo fue el proceso de trabajar con esta data de pacientes y transformarla en una obra?

Sergio Mora-Díaz: En este caso se utilizan datos de 600 pacientes y se analizó su progreso durante este año para ver cómo cambiaba su estado respecto de su enfermedad. Durante 6 meses se monitoreó el proceso y evolución de cada paciente basado en el indicador INR, que es un componente de la sangre. Había otros datos complementarios como datos geográficos, el lugar donde fue tomada la muestra, por ejemplo. Sin embargo, decidimos utilizar este indicador (INR) para visualizar sus cambios en el tiempo.

FO: Esta obra está ligada a la sangre entonces…

SMD: Si, el indicador INR nos lleva a la sangre. Sin embargo, la obra también se involucra mucho con la biología y su relación con la salud. Las decisiones estéticas que se tomaron buscaban plasmar imágenes que surgen desde la biología, sobre el cuerpo humano. En esa línea, esta obra está diseñada de tal manera que las diferentes esferas van aumentando de tamaño y colorido dependiendo de cómo va evolucionando el INR mes a mes de cada paciente.

Es como si estuviésemos mirando células, parecido a la experiencia estética que uno tiene a través de un microscopio.

FO: Una de las decisiones que más me llamó la atención de esta obra fue el tema de la luz. Se ve en la obra que cada esfera tiene una luz interior que se va prendiendo o apagando. Cuéntame sobre el recurso luz en esta obra.

SMD: Exacto, tiene mucha relación con lo que tú dices. Yo en mis obras, trabajo bastante con la luz. Es un elemento que siempre me interesa rescatar y valorar, principalmente porque remite a varias ideas y conceptos. Antes mencionaba el aspecto biológico, pero de alguna forma se buscaba dar más ideas. En este caso este indicador que evoluciona mes a mes tiene algunos rangos o umbrales que se consideran normales y que pasado ese rango puede indicar algún tipo de problema. La luz es una herramienta visual que nos permite comunicar un estado de alerta, es decir, a medida que vamos transcurriendo en el tiempo, la luz varía según cómo cambia este indicador mes a mes en los pacientes. Cada vez que se cruza este umbral, se enciende la luz para señalar alerta y eso genera una tensión para que el paciente tenga cierto cuidado.

FO: Desde el espectador, además, se percibe a la luz como una señal de que hay algo vivo, como cuando las neuronas hacen sinapsis y se libera una energía.

SMD: Claro! También tiene que ver con esta llama interna, la vida que existe en cada una de las personas.

FO: Otra cosa que me llamó la atención es la trayectoria que tiene el punto de vista del observador. El espectador no está quieto, va rotando. Cuéntame sobre esto, ¿fue una decisión consciente?

SMD: Fue totalmente consciente. A diferencia del video de Cosmos, donde cada elemento tiene una determinada trayectoria en el espacio, en este caso, se busca traducir la información de los pacientes en una especie de universo, en algo que se pueda observar desde distintos puntos de vista. Es la idea de replicar un universo microbiológico a través de un microscopio y luego agregarle la posibilidad de recorrerlo o visualizarlo desde diferentes perspectivas. Al final, la idea es provocar la sensación de que el espectador es el que se mueve, por lo tanto, se siente como que existe un gran conjunto de objetos centrales donde el rol del espectador es moverse a través de ellos.

FO: Me encanta que nunca es literal el trabajo. Hay ciertos significados y cosas que se heredan del producto original de UNIT, pero siempre lo llevas a una abstracción.

SMD: Esto tiene que ver, con un equilibrio que también se busca entre la ciencia y el arte. Hay que darle un elemento que sugiera ciertas ideas, que despierte la imaginación y que nos permita visualizar el mundo de una forma diferente.

FO: ¿Qué pudiste aprender sobre VOYAGER trabajando con su data en esta traducción/creación que se hace con esta obra?

SMD: Creo que hay muchas cosas interesantes que se pueden lograr en el arte trabajando con datos científicos y sobre todo – en este caso – trabajando con datos médicos. El poder analizar información que viene desde diferentes pacientes, nos empieza a revelar ideas muy sugerentes respecto del comportamiento humano, sobre cómo nos cuidamos, cómo nos alimentamos, cómo impacta nuestra sangre, es un elemento importante de analizar. Esto me despertó un interés en investigar más sobre los patrones que guían la vida. Por lo tanto, hacer una obra sobre esto nos lleva a cuestionar cómo aprendemos de nosotros mismos, sobre nuestra salud y nuestro comportamiento.

FO: Lo que me comentas me hace pensar en nuestra inteligencia natural, que también es capaz de generar alertas, como cuando a un niño le da fiebre. Esa inteligencia evoluciona con VOYAGER, reforzando esas alertas naturales.

SMD: Totalmente, de hecho la genialidad de VOYAGER es que utiliza datos que ya tenemos y logra procesarlos (con data science) para potenciar estas alertas. Es importante tener esta otra forma de ver y entender la información que tenemos sobre nosotros mismos.

Convocatoria abierta a artistas interesados en colaboraciones con data science y matemática avanzada.

Si quieres saber más sobre UNIT o la Inteligencia Universal, conversemos.

Escríbenos a info@weareunit.ai

[contact-form-7 404 "Not Found"]

Linkedin

Instagram
YouTube